Ajo Chino

Difundir es amar

el continente asiático se produce un tipo de ajo muy particular que se ha ganado la fama y el reconocimiento a nivel mundial gracias a sus grandes aportes en la salud. Ahora conozcamos las propiedades y los beneficios del ajo chino.

 Antioxidante

Lo más destacado de este ajo tiene que ver con su función antioxidante, la cual actúa en contra de los radicales libres, evitando de esta forma la formación de tumores en el organismo. Ahora bien, esta propiedad no sólo inhibe la formación de células cancerígenas, sino que también sirve para prevenir y tratar enfermedades cerebrales.

 Baja los niveles de colesterol

Es perfecto para las arterias, pues hace posible el tratamiento de problemas circulatorios y es eficaz para prevenir enfermedades como los infartos y el ACV.

 Actúa como antibiótico

Uno de los principios activos que contiene el ajo chino es la alicina; este compuesto es lo que hace que el ajo sea un potente antibiótico. Es decir, es eficaz al combatir contra las infecciones y bacterias.

De hecho, investigaciones recientes alegan que toda persona que consuma ajo regularmente es menos propensa a sufrir resfriados, gripes o cualquier otra enfermedad causada por alguna bacteria.

Incluir el ajo chino en las comidas es eficaz para complementar la nutrición pues contiene:

 Vitamina A

La vitamina A es esencial para realizar la síntesis de proteínas y mantener la salud de la vista, la piel y las mucosas. También contribuye en el desarrollo y fortalecimiento de los huesos, aumenta los niveles de hemoglobina y ayuda en la reparación de tejido dañado.

 Complejo B

El ajo chino posee todas las vitaminas del complejo B; por lo tanto, su consumo permite el buen funcionamiento del cuerpo, el equilibrio del sistema nervioso y regula el metabolismo.

 Vitamina C

Es la vitamina antioxidante que favorece al sistema inmune y colabora con la síntesis de colágeno.

 Calcio

Ayuda en la formación y salud de los huesos.

 Hierro

El hierro es útil en la oxigenación y producción de fluido sanguíneo, e incrementa las defensas del cuerpo.

 Magnesio

Cuando hay deficiencia de magnesio, por lo general la persona siente exceso de cansancio y estrés. Por ello el ajo chino actúa como relajante muscular.

 Potasio

El potasio participa activamente en la producción de proteínas y es necesario para la salud de los huesos.

 Fósforo

Regula las acciones de las proteínas, nivela el pH del cuerpo, estimula la oxigenación de los tejidos y reduce los niveles de colesterol malo.

 Quercetina

Es un flavonoide o compuesto orgánico con propiedades antiinflamatorias, antigripales y antibacterial.

 Aminoácidos

Los aminoácidos son los encargados de otorgarle al ajo chino su peculiar aroma y sabor.

Hay varias opciones de consumo.

Si necesitas regular la presión arterial puedes tomar un ajo chino entero y crudo en ayunas. También puedes preparar una infusión, o tal vez prefieras comprar las capsulas que venden en tiendas naturales.

Haciendo una comparación de su composición, podemos destacar que a diferencia del ajo español, el ajo chino:

Es mucho más grande.Más dulce y menos fuerte en sabor.Presenta un aroma menos picante.Tiene piel blanca tanto en su exterior como en el interior, con la salvedad que externamente posee unas pequeñas estrías o irisaciones de color moradas.Posee su cabeza achatada y entre 10 a 12 dientes rectos.Es más liviano y no tiene raíces.En cuanto a precio, es más barato que el ajo español.

Es fácil adquirir ajo chino, ya que por lo general son vendidos en tiendas online, o en mercados pequeños, e incluso puede que lo veamos en supermercados grandes. También puedes conseguirlo en tiendas herbolarias en su presentación de cápsulas.

Como siempre, es importante consultar con un especialista antes de comenzar un tratamiento natural, de esta manera se podrá consumir la dosis adecuada según el problema que se desee tratar. Asimismo, se debe recordar que los excesos son perjudiciales aun cuando se trate de productos naturales; por tanto, para evitar efectos secundarios se debe limitar el consumo de ajo chino.

Por otro lado, el consumo de ajo chino como suplemento está contraindicado en personas con problemas de sangrado, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Además, debe reducirse el uso del ajo cuando la persona hipertensa sigue un tratamiento para controlar la tensión, ya que la combinación del ajo con las pastillas podría bajar demasiado la presión arterial, es decir se produciría una hipotensión.

View the original article here

Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies